Publicado en Familia

El amor se da…

El amor se da…
Continuamente podemos leer o escuchar, en las redes sociales, hablar del sentimiento del amor, que es el sentimiento más grande que uno puede sentir, que es el sentimiento que puede mover al mundo, que se mide en suspiros, etc. Todas estas frases hacen entonces preguntarse ¿por qué si el amor es el mejor sentimiento puede provocar tanto dolor?

Es aquí, donde radica la raíz del dolor, ya que cuando permitimos que el amor sea lo que sentimos y no lo que hacemos puede generar un estado de ánimo específico en nosotros.

La palabra sentimiento proviene de dos vocablos: senti- del verbo sentir y -miento del latín mentum que significa instrumento, medio o resultado. Entonces de ahí podemos decir que un sentimiento es el resultado o instrumento de sentir algo determinado.


Cuando dentro de una relación amorosa, de entrega hacia el otro, ya sea de cónyuges, amigos, hijos, compañeros de trabajo involucramos lo que sentimos por alguna situación, evento o circunstancia y genera en nosotros una reacción ya sea positiva o negativa entonces equivocadamente le llamamos amor a eso que sentimos. 

Claro, no tenemos problema cuando el sentimiento es positivo, cuando estamos contentos, alegres y genera en nosotros algo “bonito” pero cuando lo que sentimos no es agradable y permitimos que ciertas circunstancias nos afecten entonces es cuando ya ese sentimiento al que llamamos amor duele.

Cuanta gente se expresa del amor como algo que se siente y cuando voltea ese amor en alguna circunstancia le duele. 


El amor no es un sentimiento el amor es un conjunto de acciones que se hacen por uno mismo y por los demás.

El amor no se pide, no se gana, mucho menos se exige; ¡el amor se da!

Mi abuelo, cuando iba a nacer mi hija me decía que sentía una sensación extraña el pensar que iba a ser bisabuelo, que era una relación de amor que no sabía que se sentía y que iba a tener que aprender a sentir ese amor. Al nacer mi hija, meses después mi abuelo volvió a hacer referencia a éste nuevo “sentimiento” de amor que había experimentado y para mi sorpresa fue donde surgió la idea que el amor no es un sentimiento, ¿mi hija que podía hacer tan pequeña? 

Era mi abuelo quien lo hacía, él era quien la acariciaba, la mimaba, la abrazaba, era él quien la amaba, mi hija no sabía ni quien era, ella simplemente respondía con una sonrisa a las acciones que mi abuelo hacía.

Cuando permites que el amor se convierta en un sentimiento, en algo que sientes es cuando te olvidas que realmente lo que te hace sentir así son las acciones que haces tú para generar esas emociones.

¿Quieres sentir qué es realmente el amor? 

Pues entonces dalo sin esperar nada a cambio.

¿Difícil? Si es cierto muy difícil de hacer, es una entrega total donde no te debe importar si el otro lo valora o no, si el otro te lo reconoce o no, es que al único que le importa y al único que lo valora eres tú.

¿Por qué tanto divorcio? Porque quien decide por éste camino, quien toma la decisión, está esperando que el amor que cree que da sea valorado o recompensado y es entonces donde hay más dolor.

Sí esperas que el amor que das sea valorado o recompensado no es amor.

“Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido”. (Madre Teresa de Calcuta)

Con esto no quiero decir que por dar o por entregarte, te descuides a ti misma, como persona o que interpongas tu dignidad o seas sumisa(o), ¡ese no es el camino!

Da, entrégate a los otros hasta el punto donde no implique que tú permitas que te dañe a ti misma.

Todo ser humano fuimos creados con el fin último de amar, de ayudar a los demás pero claro también tenemos un libre albedrío, un poder de decisión propio que nos hace tener aciertos y errores y está en nosotros el tener la actitud para que esos errores los convirtamos en oportunidades y los transformemos en aciertos, eso dep de de nuestro si o del no que demos.

Así que tú decide qué y cómo estás dispuesta, desde tu persona a dar y lo demás aparecerá.

Anuncios
Publicado en Uncategorized

La crisis de los 40, ¿será?

Hombre, ser protector y proveedor del hogar…
Mucho se habla de la “crisis de la mediana edad o de los 40”, se habla de los signos que se presentan durante ésta etapa y por lo que pasamos quienes llegamos a ésta edad, pero también es cierto que sí éstas crisis no pasaran, no creceríamos.
Todo ser humano pasa por diferentes estadios durante toda su vida, la infancia, la niñez, la adolescencia, el adulto, la mediana edad, la vejez. Estas etapas nos enfrentan a diferentes circunstancias que nos llevan a tomar decisiones que marcarán el resto de nuestro caminar por la vida.
img_8922
Durante la infancia y la niñez, es cierto que son los padres quienes toman las decisiones importantes que marcan nuestro futuro. Somos nosotros los padres quienes tenemos la responsabilidad de educarlos a través del ejemplo, si quieres educar debes ser no saber y entonces así lograremos sembrar las semillas en nuestros hijos que a partir de la adolescencia comenzarán a florecer, pero ésta labor no sólo es de la mujer, tú mujer.
Los bebés y los niños son un reflejo continuo de los que somos los padres, ¿no lo crees? Intenta jugar con ellos un rol de juego donde los papeles se intercambien, te sorprenderás como te trata y que te dicen tus hijos. Otro juego es darles unos muñecos donde cada uno represente a un miembro de la familia y animarlos a que jueguen con ellos y que los muñecos cobren vida, permite que ellos tengan a los que representan a los papás. Tú solo observa y te sorprenderán.
Es por ésta razón que es tan importante cuidar nuestro actuar y pensar muy bien las decisiones que nosotros como adultos tomamos. ¿Quieres hijos felices? Pues tienes que comenzar tú por ser feliz y es aquí donde radica el tema principal de éste apartado.
Anteriormente lo mencioné hay infinitos estudios en psicología y en medicina, que establecen y se dedican a estudiar ésta etapa donde el adulto comienza en estado de cuestionamiento, sucede tanto en el hombre como en la mujer, cierto es, pero en cada uno se da de diferente manera, cada una tiene sus problemáticas y no es más una que otra, sin embargo a través de mi experiencia y mi opinión son cuestionamientos análogos, los dos llevan al ser humano a un crecimiento del ser, aunque en diferente etapa.
img_8093
Las mujeres, de por sí somos algo por no decir complicadas de entender a diferencia de los hombres quienes son más prácticos en su manera de pensar y actuar, bueno a veces…
La mente de la mujer me gusta compararla con un gran salón donde todos los aspectos de su vida pueden ser observados y vivir en el centro de éste salón y a la vez cerca de cada una de las sillas del lugar, las mujeres podemos estar platicando con una amiga, observar que sucede en las mesas que están cercanas a ella, contestar un mensaje y aún más podemos estar pendiente de lo que hablan los esposos sentados a un lado aunque no en completa atención pero si con un panorama amplio.
images
La mente de los hombres es como una gran casa, llena de muchas habitaciones, obvio con puertas que se abren y se cierran, ellos ponen toda su atención a una sóla habitación y más aún a una sola actividad que suceda dentro de esa habitación.
img_8089
Ahora bien una vez aclarado el punto en que desde nuestra fisionomía como nuestra mente es diferente pero a la vez análoga ya que perseguimos lo mismo al final del camino, ser felices, podemos así pasar al tema de hoy. ¿Será que los hombres cruzan por una crisis que los hace tomar decisiones a veces desequilibradas?
La crisis de los hombres en la edad mediana, que comienza sus indicios a partir de los 36-38 años a los 45-50. A continuación veremos algunos de los síntomas, sólo con el fin de intentar establecer si como hombre éstas iniciando la crisis o como mujer, si tu esposo lo está haciendo y pongas tus cinco sentidos a trabajar para que puedas tomar acciones antes de que la avalancha te arrastre.

1. Cambian su forma de vestir o su aspecto personal
2. Compran coches deportivos o “gadgets” que antes no lo hacían
3. Salen mucho con los amigos y toman alcohol en mayores cantidades
4. Cambian sus horarios
5. El trabajo los “acorrala”
6. Se esconden para hacer llamadas o recibirlas
7. Comienzan a decir mentiras
8. El dinero de pronto es un problema y no alcanza cuando antes sí lo hacía
9. Cambian a sus amigos o se reencuentran con viejas amistades
10. No te invita a salir
11. No hay tanta atracción sexual cuando antes sí la había
12. Quiere tiempo para él
13. Pide libertad
14. Se preocupan por su estado físico y empiezan a hacer dietas o ejercicio, maratones a la puerta

No todos los puntos los pueden presentar, pero poco a poco si no hay un cambio de actitud por parte de la mujer o un suceso en su núcleo familiar,  irá avanzando hasta llegar a un punto que no hay regreso.

Si la emoción es una acción frente a lo que sentimos, se puede ELEGIR como actuar, por lo tanto tus decisiones hablan de tu elección no de las personas que incluyes en esas decisiones.

no eniendo

¿Porqué les sucede?

Puede ser por infinidad de causas, pero las de mayor importancia, las cuales a través de platicar con muchos conocidos y amigos que me rodean y que han tenido la apertura de contarme que les pasa por la cabeza puedo numerar algunos.

1. Comienzan a cuestionarse que han logrado en el área económica, si ya tienen lo suficiente para poder dar una estabilidad a su familia
2. En la mayoría de los casos, si han logrado tener éxito en el área económica entonces comienzan a valorar todo el esfuerzo que han tenido que hacer por lograrlo, si no lo han logrado pueden llegar a caer en depresiones
3. Ven su casa como un logro que les da un lugar en la sociedad como padre y esposo ejemplar pero a su vez lo perciben rutinario y que les absorbe todos sus logros económicos y que todo lo que tienen se  esfuma por arte de magia
4. Sienten que la “juventud” se les va a acabar pronto y no quieren dejar de realizar todos sus sueños antes de que el mismo cuerpo no se los permita
5. Se sienten adolescentes pero con un poder económico que no tenían en su verdadera adolescencia y quieren tener lo que en ese entonces soñaban, un coche deportivo, desveladas y pedir a su antojo la comida y bebida sin tener miedo a no poderlo pagar

6. Buscan “nuevas” aventuras, que les proporcionen “juventud”, “vitalidad” quieren probarse a sí mismos que todavía pueden hacer hasta lo imaginable.
7. El exceso de trabajo y dedicarse a la “estabilidad” de su familia los perciben como los culpables por haberse alejado de sus amigos
8. La casa implica un gasto excesivo que ellos por trabajar no lo usan o necesitan porque no están durante el día en ella
9. Suponen que su mujer “solo” cuida a los hijos y cuando están en el colegio ella descansa, ve la tele, se va de compras, a desayunos o se va al salón de belleza
10. Su mujer ha perdido cierto atractivo, ellos se casaron con una mujer de piel tersa, sin cicatrices en el  cuerpo, sin “llantitas” y que tenía todo el tiempo para dedicarlo a él
11. Sus cosas personales, antes de los hijos, nadie las movía de lugar o se las quitaba, ahora las tiene que compartir y peor aún las toman sin pedírselas y desaparecen
12. Llega a su casa y espera un lugar de silencio, donde pueda disfrutar escuchar música, no pensar en los problemas del trabajo o ver la tele y lo que se encuentran es una casa tirada, su mujer desarreglada y por sí fuera poco con una serie de problemas que para él no son de gran importancia porque no generan presión a su parecer y que no se atreva a tocar el punto económico porque sienten que no los apoyas y su mujer despilfarra el dinero que le cuesta a él tanto esfuerzo ganar
13. Hacen competencia, cuando salen con sus amigos para ver cual es la esposa que primero llama para “cortarles” su fiesta y exigirles “como su mamá” que regresen a casa
14. Cuando salen con sus amigos, como ellos viven los momentos (nos llevan la delantera en éste tema, recuérdalo) y entran a una “habitación de su mente” en su “gran casa” , olvidan lo que sucede en el exterior, olvidan que existen los horarios. Realmente les cuesta trabajo dejar a sus amigos y una vez que llegan a casa se encuentran con una mujer o mejor dicho una pantera que les recrimina la hora de llegada y su estado. ¡Pega de gritos y sombrerazos! Entonces lo único que les pasa por la mente es la escena tan agradable que dejaron atrás con sus amigos y ahí es donde quisieran estar.

En fin podría continuar una lista interminable de situaciones, pero si nos enfocamos en que hacen o no hacen nada ayuda a  superar esta etapa.

Los hombres tienen que saber que todos cruzan por esta etapa de discernimiento, pero la diferencia está en que lugar ponen sus prioridades, en no perder de vista lo que realmente aman, por quienes hasta hoy han luchado, claro que si se encuentran en ésta etapa, difícilmente podrán hacerlo solos, sin la ayuda de su mujer, es por ésto que el papel de la esposa por difícil o doloroso que sea tendrá que ser un papel inteligente, su actuar deberá ser paciente, comprensivo y asertivo.

Cuando el hombre se enfrenta a una mujer, a su mujer como un ser pasivo o explosivo difícilmente podrá llegar a discernir adecuadamente, el hombre en ésta etapa quiere despojar de su vida todo aquello que le imponga, que no le de espacio necesario para crecer y quiere huir de quienes le compliquen y presionen aún más de lo que ya se siente presionado.

¿Cómo podría el hombre mejorar su situación familiar?
Ciertamente, al buscar y aprender a ser asertivo, buscar dentro de su familia lo que ha perdido a través de los años. Valorarse como ser humano, como padre, como hombre y como esposo. Darse cuenta que son importantes y amados por lo que son y no por lo que han logrado hacer sino por lo que han logrado ser.  Si permite que lo que va sintiendo se acumule y se acumule y no lo expresa, es como agitar un refresco gaseoso, se desborda y sale sin control; gestionar los sentimientos va a mejorar la situación.

relajar-2

Reconocer también en la etapa que su mismo cuerpo se encuentra puede ayudar…

ANDROPAUSIA:
En esta etapa el hombre al igual que la mujer, tiene nuevamente una descompensación hormonal, como en la adolescencia, pero ahora es a la baja, el cuerpo comienza a disminuir la producción de testosterona, la cual es de suma importancia para el bueno funcionamiento del cuerpo masculino.

Después de haber cruzado la etapa de la mediana edad, llena de nuevas experiencias y de un discernimiento sobre como quiere continuar su vida, ahora se enfrenta a una etapa ciertamente difícil de aceptar, si no se está preparado, hay algunos síntomas que pueden ayudar a identificar el comienzo de ésta etapa. y una de ellas es la depresión o falta de entusiasmo. Independientemente de que en efecto hay un cambio en la generación y disminución de hormonas, checarse con el médico puede ser buena idea y comenzar a expresar lo que siente es también un buen camino para encontrar  un mundo de posibilidades antes que querer claudicar en los sueños que tiempo atrás se imaginaron.

img_8021

Publicado en Familia

Sentimientos desbordados, ¡No por favor!

Los sentimientos son “componentes subjetivos o cognitivos de las emociones” (Lazarus R, 1991), es decir que son los nombres o etiquetas que se le da a la emoción que hacemos consciente. Por consiguiente, los sentimientos serán los responsables cognitivos del estado de ánimo que se tiene si se permite que la emoción provoque una reacción; si se siente tristeza y la persona permite que ese sentimiento se apoderé de su actuar, todo el día se sentirá triste o si siente alegría y permite que se refleje en su actuar entonces podría generar un estado de felicidad.
Si los sentimientos son mensajes sensoriales para la mente y éstos se pueden
autorregular, la persona puede entonces elegir si los sentimientos controlan su actuar o decidir autorregular sus sentimientos y convertirlos en oportunidades que lo hagan vincularlos a una necesidad y lo ayuden a identificar así que sucede con sí misma o con los que lo rodean y afrontar su vida día a día de una mejor manera.
Los sentimientos son de acuerdo al nivel de la consciencia del ser, pero también son universales (todo ser vivo los siente), son funcionales (generan una función, una acción), son contagiosos (se impregna en el ambiente) y son mensajeros (envían un mensaje de la conciencia de quien los tiene).

sentimientos

Si unimos diferentes aspectos a través de la historia y tomamos en cuenta que James en 1890, plantea que la consciencia se relaciona con la mente en función (Davidoff L. 2003, p. 11); Goleman en 1995, plantea que los sentimientos son el resultado de hacer consciente una emoción y Davidoff en el 2003, plantea que la actividad cognoscitiva se concibe como “una serie de habilidades adquiridas y no como mecanismo adquirido (la práctica permite hacer posible lo que parece imposible)”, entonces los sentimientos pueden ser regulados a través de practicar habilidades de “hacer consciente lo inconsciente” como lo propone Freud y con esto las acciones provocadas por la emoción que se siente, podrá autorregularse a través de adquirir ciertas habilidades como son identificar, clasificar, ordenar, limpiar y practicar, sin embargo como la persona para aprender requiere hacerse consciente de su necesidad entonces la autorregulación de los sentimientos dependen de que la persona decida querer adquirir las habilidades para regular las emociones, comenzando por un conocimiento de sí misma.
Cuando decidimos regular nuestras emociones, éstas nos ayudan a conocernos mejor, ver nuestras necesidades, encontrar soluciones, solicitar ayuda, saber que no desaparecen o te escapas de ellas (ahí están) y crecer interiormente.

Sin embargo si se reprime un sentimiento desagradable, poco a poco la persona se volverá insensible, creará mecanismos de defensa (“caparazón” para no sentir displacer y controlar la angustia) y podemos llegar a hacer mucho daño sin ni siquiera percatarnos que lo estamos haciendo.

late corazon

A veces estamos como las botellas con refresco gaseoso, sabe dulce pero de tanto agitarla puede salir desbordándose todo y estallar, si gestionas los sentimientos difícilmente vas a fallar y no estallarás y mejor amarás.

Cuando el esposo llega a casa, cansado después de un largo día de trabajo y lo único que desea es descansar y se encuentra con su esposa quien quiere platicar sobre cómo les fue en el día y comienza a hablar sin parar, dándole el reporte completo de quejas y necesidades de los hijos y la casa. ¿Qué actitud tomará el esposo frente a la situación que no le es posible descansar? Quizá sería de aislamiento como un mecanismo de defensa (viendo la tele) por interponer así sus necesidades frente a las de su esposa o viceversa, la esposa una actitud de proyección donde interpone sus necesidades inmediatas de comunicarse.

¿Es posible entonces, crear un espacio para la comunicación en un momento indicado sin llegar a provocar sentimientos desagradables sino crear momentos positivos inolvidables?

las-prioridades-van-cambiando-con-la-vida-en-el-dia-a-dia

Decide ser protagonista de tu vida, con lo cual quizá puedas aprovechar las oportunidades que se te presentan para crecer y poder ayudar a los otros integrantes de tu familia a crecer y autorregular sus sentimientos, generando así un mensaje positivo para nuevas posibilidades, un camino hacia la salud mental familiar y mejora continua, que contribuya con su ejemplo en las demás familias con las que se relacionan.
Ciertamente hay muchas personas que te pueden ayudar en el camino, pero la decisión y acción de gestionar los sentimientos, solo depende de ti.

Así que inicia a partir de esto momento, desde ahora, identifica, clasifica, ordena, limpia y practica lo que te hace ser mejor y comienza por el pensamiento positivo hacia ti misma, como persona, no esperes que el otro lo haga, diga o deje de hacer, se tú quien comience este aprendizaje.

Que tengas un día lleno de maravillas y las disfrutes…

IMG_1159

Publicado en Comunicación, Familia, Hijos, libros y revistas, Matrimonio, Persona

La Bicicleta…

“El matrimonio es como andar en bicicleta.”

El equipo debe estar completo y en buenas condiciones para que no sea un obstáculo más, si no lo está hay que repararlo.

Hay que subirse a la bici y comenzar a pedalear cada vez con más fuerza porque sino no tendrás fuerza para subir las cuestas y debes aprender a moderar la velocidad al llegar a las bajadas. Habrá muchos obstáculos por el camino, debes siempre ver hacia adelante y no dejar de pedalear porque sí lo haces pierdes el equilibrio. Pero cuidado si la conduces por camino no adecuado, una rueda se puede ponchar o dañar y  habrá que repararla porque sino no puedes caminar por más que pedalees no avanzarás. Cada rueda tiene su lugar y es totalmente independiente a la otra rueda, aunque van para el mismo rumbo y a la misma velocidad, pero si una de ellas se daña la otra rueda no puede hacer la labor de la otra.
¿Y qué sí no tiene compostura? Dirás que la cambias, pues no, porque entonces esa bicicleta cambiará y ya se verá dispareja y si le pones otra rueda igual entonces continuará siendo dispareja porque no tendrá el mismo brillo o uso que la otra rueda y la bici seguirá viéndose dispareja.
¿Entonces que nos queda? Una vez arriba de la bici, a pedalear, hay muchos caminos, buscar nuevas rutas no importa si es más largo o con curvas, siempre y cuando sea un camino fuera de los peligros que puedan provocar que una rueda se ponche. ¿Habrá caídas? Sí y muchas con golpes a veces fuertes y otras menos fuertes, pero sóbate, levántate y continúa intentándolo.
Cada vez que te subas, ten cuidado por el camino que la llevas, sobretodo si ya alguna rueda está reparada, no vayas por el mismo camino porque seguramente se volverá a dañar.
¿Quién dirige la bici? Tú, tú cónyuge o Dios, es importante tener muy en claro que el manubrio en manos de cualquiera de los dos puede caer en huecos, que el daño puede ser permanente, dale el manubrio de la bici a Dios y él hará maravillas.

Aquí puedes adquirirlo…

https://www.createspace.com/6780795

 

Publicado en Comunicación, Matrimonio, Persona

Opciones, no obligaciones

¿Formarías una pareja alguien que no comparte opiniones, metas u objetivos similares a los tuyos?

Si decidiste unirte con otra persona, hay aspectos que compartes pero para mantener ésta historia es necesario no solo hacer sino ser pareja.

Cada una de las personas que forman la pareja fueron creadas de manera independiente, individual y única pero si decidieron formar una pareja es porque en algunos aspectos son semejantes.

¿Qué une a la pareja al pasar el tiempo?

Quizá la dependencia, el apego a la historia que se soñó, la costumbre, el amor… podrían ser muchas razones, sin embargo uno de los aspectos, positivos o negativos, eficaces o no, que une a una pareja depende en gran medida de una comunicación eficaz donde cada uno pueda expresar lo que vive sin miedo a ser juzgado.

¿Cuándo y cómo te comunicas con tu pareja?

La comunicación en una pareja se da de manera verbal (palabras orales o escritas) y no verbal (gestos, movimientos corporales, actitudes…) todos los días y a toda hora, no es cuestión de tener tiempo.

¿Cómo hacer el tiempo en pareja?

img_9395Hoy en día con agendas tan apretadas, donde a veces no hay tiempo ni de parpadear… la comunicación y unión de la pareja para ser y no solo hacer, no es cuestión de tener tiempo o agendarlo, es cuestión de hacer el tiempo, de aprender a construir momentos inolvidables donde puedan comunicarse y unirse en las diferencias de una manera ASERTIVA, POSITIVA, AFECTIVA y EFECTIVA.

¿Ya no “funciona” y quieres arreglarlo?

Si “algo” no funciona en la pareja el problema es de dos pero alguno tiene que comenzar a convertirlo en una oportunidad de mejorar y así ser felices disolviendo los problemas sin tener que disolver el proyecto que un día juntos quisieron hacer y ser.

En la pareja, además del diálogo es imprescindible preguntarnos ¿cómo tratamos a la persona frente a nosotros? Damos la libertad de elección, ejercemos un dominio sin mando, realizamos prejuicios donde no están fundamentados en la verdad y aprendemos a ver la originalidad de nuestra pareja. ¿Nos limitamos a mirar o contemplamos, apreciamos y admiramos a quien está frente a nosotros?

En el amor no hay obligaciones sino opciones, si son obligaciones coarta la libertad del otro y el amor desaparece. Es preguntar si la otra persona quiere y está dispuesto a aceptar. Es reconocer que las prioridades van cambiando con la vida en la día a día. ¡Cuida lo pequeño!

Como pareja, ¿qué obligaciones se han impuesto que puedan cambiar a opciones?

Hay dinámicas que pueden ayudar a establecer un camino efectivo en la relación de la pareja y ser feliz.

Puedes comenzar con responder uno al otro estas preguntas y así comenzar a crear un vínculo en la comunicación y con ello comenzar a tener más momentos juntos para compartir.

¿Qué fue lo mejor que sucedió en la semana?

¿En qué momento de ésta semana, te sentiste más cerca de mí y porqué?conservar-amor

¿En qué momento de ésta semana te sentiste distante y porqué?

¿Qué te emociona o qué esperas con entusiasmo en el futuro próximo?

¿Qué te inquieta o preocupa?

¿Cómo puedo contribuir a que tu semana sea mejor?

Si sabes de alguien que puede ayudarle, compártelo.

 

 

 

Publicado en Comunicación, Educación, Espiritual, Familia, Hijos, libros y revistas, Matrimonio, Mujer, Persona, Reflexiones

Matrimonio, ¿reto, beso o rezo?

Matrimonio, ¿reto, beso o rezo?

El matrimonio y la familia con amor, hoy en día, es un gran reto por lograr.
Matrimonio como enlace de un hombre y una mujer como pareja, es el inicio de una familia.

Según estadísticas, el matrimonio es un enlace que su tendencia es a la baja, hoy en día existen más parejas en unión “libre” que las que se comprometen ante la sociedad y ante Dios y esto traerá probablemente consecuencias inimaginables a nuestro futuro como seres humanos.

¿Por qué esperar a amar a quien tienes cerca hasta cuando lo vez casi perdido?

¡La clase de matrimonio y familia que quieres tener es tu decisión y también lo es, la vida que quieres tener!

 

Publicado en Comunicación, Familia, libros y revistas, Matrimonio

Cuando el sueño es posible…

Tantos años, tanta espera, tantas preguntas hasta que un día vez realizado un sueño.

Aquí puedes encontrarlo: Matrimonio, ¿beso, reto o rezo?

Dicen que soñar no cuesta y francamente difiero de esa frase, el soñar es el primer paso para que lo que se cree imposible comience a transformarse en posible y si cuesta ¡y mucho! Cuesta tiempo, esfuerzo y la voluntad de querer lograrlo y también de dejarte guiar para encontrar el buen camino.

Hace varios años que decidí publicar lo que escribo, y quizá haya ayudado a quien lo leyó, no lo sé… pero lo que con seguridad sé es que a mí feliz si me hacer ser.

Después de preguntar a muchas personas cómo publicar un libro y siempre tropezar con lo mismo… silencios o trabas de que era muy complicado publicar un libro, hoy es una realidad.

De corazón a corazón espero te ayude en mejorar y comenzar a lograr lo que te propongas y puedas mirar más allá una diversidad de posibilidades.

 

¿Qué es para ti el matrimonio?